Vida sana también para mejorar la depresión.

Captura de pantalla 2012-03-17 a la(s) 10.06.32Recientemente se ha publicado el primer estudio clínico controlado y aleatorizado para evaluar la intervención dietética como tratamiento de la depresión clínica (Estudio SMILES, pincha aquí para ver el artículo completo). Ha sido llevado a cabo en Australia, se aleatorizaron 67 pacientes, 37 recibieron intervención dietética junto al protocolo de apoyo social y 34 sólo apoyo social, todos excepto nueve recibían además otro tratamiento activo (psicoterapia, medicamentos o ambos). A los pacientes que recibieron apoyo nutricional se les animó a aumentar el consumo de alimentos de 12 categorías entre ellas granos enteros, frutas, verduras, nueces, legumbres  (patrón de dieta mediterránea); y se les solicitó disminuir el consumo de alimentos relacionados con mayor riesgo de depresión (según estudios previos de los mismos investigadores): hidratos de carbono simples, azúcares, almidones refinados y alimentos altamente procesados. El objetivo primario era ver la mejoría en síntomas de depresión, evaluado mediante escala MADRS tras 12 semanas. Las personas que siguieron las recomendaciones de dieta durante las 12 semanas tuvieron una franca mejoría de sus síntomas depresivos con respecto al grupo control.

Desde el punto de vista del clínico, esto anima a incorporar las recomendaciones nutricionales para personas con depresión o estados emocionales bajos. Y desde el punto de vista  de los pacientes, sabed que nuevamente la dieta mediterránea nos demuestra sus grandes beneficios.

Drª Cortés. Deptº de Endocrinología y Nurtrición Clínica. Ruber Juan Bravo 49, Quiron Salud.

Publicado en Actividad cerebral, Alimentación saludable, Alimentos enlatados, Depresión, Dieta Mediterranea, Dieta Mediterránea, Dietas Tradicionales | Etiquetado , , | Deja un comentario

Probióticos y prebióticos, ¿son efectivos?

por Dra Iris de Luna

El intestino contiene microorganismos vivos que forman un ecosistema complejo llamado microbiota (anteriormente llamada flora intestinal). Ésta es imprescindible para la adecuada absorción de nutrientes y el mantenimiento de la salud en general. El cambio dietético y en el estilo de vida de los países industrializados condiciona problemas gastrointestinales e inmunológicos relacionados con cambios en la microbiota.

Aunque se conoce desde la Antigüedad el uso de los lácteos fermentados para el correcto funcionamiento digestivo, hasta principios del siglo XX no se han desarrollado estudios sobre qué componentes de la flora intestinal son saludables y cuál es la estrategia más conveniente para potenciarlos.

La Organización Mundial de la Salud define como probióticos a los microorganismos vivos que al administrarse en cantidad suficiente han demostrado ejercer un efecto beneficioso sobre la salud. Por otro lado, cuando hablamos de prebióticos nos referimos a ingredientes fermentados que provocan cambios específicos en la microbiota. Así, los probióticos son los microorganismos propiamente dichos (como los lácteos con determinadas especies de Lactobacillus) mientras que los prebióticos son elementos que favorecen a ciertos microorganismos en concreto (como la fibra soluble inulina que favorece el crecimiento de bifidobacterias). El término simbióticos hace referencia a productos que contienen  ambos elementos.

Como se ha explicado en anteriores entradas del blog, tanto los pacientes obesos como los diabéticos presentan alteraciones en la microbiota. No se ha podido por el momento identificar un tratamiento efectivo para dichas alteraciones pero sigue siendo una diana para futuros estudios.

En el siguiente enlace encontraréis una completa revisión de los probióticos y prebióticos más utilizados en nutrición clínica y sus principales indicaciones realizada por los doctores G. Olveira  e I. González-Molero:

http://scielo.isciii.es/pdf/nh/v22s2/fisiologia4.pdf

Y su revisión actualizada por los mismos autores en 2016:

http://www.elsevier.es/es-revista-endocrinologia-nutricion-12-articulo-actualizacion-probioticos-prebioticos-simbioticos-nutricion-S1575092216301139

 

Como conclusión, el uso de probióticos y prebióticos es una terapia prometedora y efectiva en patologías como diarrea por antibióticos y colitis ulcerosa pero son necesarios más estudios para confirmar sus propiedades beneficiosas en enfermedades prevalentes como la obesidad y la diabetes mellitus.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Novedades en este mes hemos probado

Este mes Arbequina & Co, aceites de Castillo de Canena con sabores y medidores…por Elena Perez Montero, nutricionista  de Quiron Salud (pincha aquí).

Publicado en Este mes probamos | Deja un comentario

Novedades en los medios

Aparición de Esteban Jódar en la Sexta (Que me pasa Dr? con Bartolomé Beltrán) sobre la obesidad y la diabetes (pincha aquí para ver el programa completo)

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Novedades en los medios

Nuestra opinión y la de otros colegas sobre un nuevo tratamiento de la obesidad (pincha aquí para verlo)

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Novedades en Este mes Probamos

Este mes Elena Pérez, Nutricionista del Departamento de Endocrinología del Hospital Universitario Quiron Salud de Pozuelo y Juan Bravo nos comenta las propiedades de la Olla de Cocción Lenta (pincha aquí).

Publicado en Este mes probamos, Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Novedades en en los Medios

En el País de hoy, la noticia más vista: La Dr Iris de Luna te cuenta hábitos que pensabas saludables y no lo son; mira aquí)

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Novedades en este mes probamos…

Elena Perez Montero nutricionista del H.U. Quiron Salud nos habla este mes de Especias para sopa tierra exótica (pincha aquí Este mes hemos probado Enero 2017)

Publicado en Este mes probamos | Deja un comentario

Novedades en este mes probamos

Este mes probamos Supralimentos AntiOx (pincha aquí)

Publicado en Este mes probamos | Deja un comentario

Consejos para no ganar peso en Navidad

por Dra. Iris de Luna

Se acerca la Navidad y con ella las comidas familiares, cenas de empresa y reuniones de amigos alrededor de una mesa. Tras iniciar una dieta no debemos tener miedo a recuperar el peso perdido ni renunciar drásticamente a toda celebración. Nuestro objetivo ha de ser mejorar nuestra salud corrigiendo viejos hábitos y creando nuevas tradiciones más saludables. A lo largo de este artículo te explicamos cómo afrontar diferentes situaciones para mantener el peso durante las fiestas.

Planificando el menú

Revisa el menú navideño habitual e intenta modificar las recetas para convertirlo en más saludable.

Una opción es introducir un primer plato de verduras y hortalizas en crudo (tipo ensalada, crudities o cocktail verde) y reducir los entrantes grasos como quesos curados, fiambres y patés. Cuida la presentación de los platos de verduras y hortalizas para hacerlos más atractivos. Si no eres cocinero habitual puede ser la oportunidad de participar. Preparar un plato de verduras en crudo es sencillo y también pueden ayudar los más pequeños de la casa.

Si utilizamos preparaciones al vapor o hervido (pescado o marisco) conseguiremos recetas más saludables y menos calóricas.

supermarket_seafood_michel_gunther_517032

Cocina con aceite de oliva y utiliza papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite de los productos fritos.

Descarta los productos precocinados del menú y cámbialos por versiones de alimentos frescos o caseros. Evita los alimentos procesados como salsas y aliños comerciales, cuanta menor elaboración sufran, más propiedades mantienen.

Es preferible tomar pan integral, porque nos ayuda a absorber menos grasa de los alimentos. Recuerda que los panes con semillas y frutos secos son más calóricos que el pan sencillo.

Como postre prueba frutas exóticas o poco frecuentes en el menú habitual. Si se cortan en dados pequeños pueden ser consumidas como picoteo al final de la comida, junto con los dulces tradicionales.

Por último, prepara las cantidades que realmente consideres que se van a consumir para evitar almacenar restos o desaprovechar comida.

Sirviendo la mesa

Los productos que más calorías aportan en estas fiestas son los alimentos grasos (como carne roja, embutidos y salsas), los dulces tradicionales y las bebidas alcohólicas. Recuerda que importa tanto el tipo de alimento y su cocinado como las cantidades que consumimos.

Al servir las raciones debemos tener en cuenta el resto del menú, no pensar en cada plato de forma individual. Una opción razonable es servir los platos principales en la cocina en lugar de llevar las bandejas a la mesa, así se evita el picoteo constante y las repeticiones innecesarias. También podemos utilizar platos más pequeños cuidando la presentación.

Fuera de casa

Infórmate del menú completo, así podrás diferenciar aquellos alimentos que en realidad deseas tomar de aquellos que son prescindibles o que debes evitar.

Come despacio y mastica bien la comida. Si comemos demasiado rápido 220px-Holding_wine_glasstardaremos más notar la sensación de saciedad y por tanto comeremos en exceso.

Puedes pedir los platos sin salsa o con la salsa por separado para descartar las preparaciones más pesadas.

Te recomendamos que intentes tomar agua en las comidas y en caso de que no quieras renunciar completamente a las bebidas alcohólicas, opta por el vino tinto o el cava en lugar de alcoholes pesados o destilados.

Los días entre fiestas

Los días que no tengamos reuniones señaladas podemos controlar más nuestro menú para compensar los excesos realizados. Mantener una rutina en desayuno, almuerzo y merienda nos ayuda a no consumir calorías adicionales.

No dejes de realizar tu ejercicio habitual. Practicar deporte al aire libre en invierno aumenta el consumo de calorías hasta un 30%. Recuerda que también se puede quedar con amigos para pasear o realizar alguna actividad física en grupo como las carreras y caminatas populares.

 

En resumen, ajusta las cantidades y come de todo sin miedo, simplemente no abuses de ningún tipo de alimento. Si nuestra dieta es variada y equilibrada a lo largo del año, no debemos preocuparnos en exceso en estas fiestas.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario