Novedades en este mes hemos probado

Este mes, en la sección “Este mes hemos probado abril 15“, Elena Pérez Montero, nutricionistal del Hospital Universitario Quirón Madrid y Quirón San Camilo nos habla de las coliflores de colores

Publicado en Este mes probamos | Deja un comentario

Pero entonces lo de la dieta de bajo índice glucémico ¿tiene ventajas o no?

350px-IndiceGlucemicoPostprandialEn los últimos tiempos hemos venido hablando del indice glucémico y de los potenciales beneficios de basar la dieta en alimentos de bajo índice glucémico (IG) (aquí puedes ver algunos post previos sobre el asunto). El artículo que comentamos hoy aparecido en la prestigiosa revista JAMA (aquí puedes verlo completo en inglés) pone en duda los beneficios cardiovasculares de ese tipo de dietas.

Los autores, de algunos de los mejores hospitales de Boston y de la Universidad de Harvard) estudian los efectos en 160 personas de cuatro tipo de dietas diferentes (bajo indice glucémico [IG] y baja en hidratos de carbono [HC]; bajo IG alta en HC, alto IG y baja en HC y alto IG alta en HC) seguidas cada una durante 5 semanas. Todas las dietas eran bajas en grasas saturadas y altas en frutas, vegetales y lácteos.

Aunque las dietas bajas en IG y en HC redujeron las concentraciones de triglicéridos (un tipo de grasa en sangre) frente a las altas en IG e HC, no hubo otros efectos en la sensibilidad a insulina, presión arterial, colesterol LDL (malo) no HDL (colesterol bueno).

Captura de pantalla 2014-12-21 a las 16.53.05

Aunque el editorialista apunta que quizás el índice glucémico no es tan importante como veníamos pensando, no debemos olvidar que si hay ventajas de su uso en sujetos con diabetes y que, en general, el consumo de azúcares simples y otros alimentos de elevado índice glucémico (refrescos, zumos envasados, arroces blancos, pasta refinada…) no es muy saludable.

Publicado en Alimentación saludable, Arroz, azúcares complejos, Azúcares simples, Bebida Isotónicas, Carbohidratos, Carga Glucémica, Enfermedad Cardiovascular, Enfermedades asociadas a la obesidad, Indice Glucémico, Insulina, Patron dietético, Refrescos, Resistencia a la insulina, Salud y bienestar, Síndrome metabólico, Sensibilidad a la insulina, Vegetales | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

La dieta mediterránea tradicional reduce el riesgo de síndrome metabólico

mediterraneaYa sabes lo partidarios que somos en este blog de la dieta
mediterránea (puedes ver post sobre el asunto aquí), además de ser la tradicional en nuestro país, ha demostrado múltiples beneficios sobre el envejecimiento o el riesgo de infarto. Esta semana cometamos otro de sus beneficios, le reducción del riesgo de aparición de síndrome metabólico (aquí puedes ver post previos).

En el artículo que comentamos hoy (aquí puedes ver su contenido completo) se demuestra que sujetos que sufren síndrome metabólico y siguen una dieta mediterránea (con suplementos de aceite de oliva o de nueces) podrían mejorar o curarse.

Cuando los investigadores (españoles) siguen mas de 5.800 sujetos -entre ellos más del 60% tenían síndrome metabólico- durante casi 5 años, demuestran que la dieta con suplementos de aceite de oliva o nueces redujeron su obesidad abdominal -uno de los componentes esenciales del síndrome metabólico- y su glucemia, lo que hizo desaparecer el síndrome metabólico en más del 28% (¡¡casi uno de cada 3¡¡)

Captura de pantalla 2014-10-31 a las 15.21.33

 

Captura de pantalla 2014-10-31 a las 15.20.59

Además, los autores afirman que, puesto que no hubo diferencias en la pérdida de peso entre los grupos ni en el gasto energético, las diferencias se deben al patrón dietético en si mismo.

Por lo tanto, nuevos datos del estudio PREVIMED, vuelven a mostrarnos los beneficios de la dieta mediterránea, no sólo reduce el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, sino que además nos ayuda a envejecer menos y mejor y a revertir componentes del síndrome metabólico.

Publicado en Aceite de Oliva, Adelgazar, Alimentación saludable, Balance calórico, Composición corporal, Costes sanitarios, Diabetes, Dieta Mediterranea, Dietas Tradicionales, Enfermedad Cardiovascular, Enfermedades asociadas a la obesidad, Envejecimiento, Esperanza de vida, Frutos secos, Grasas Monoinsaturadas, Grasas Monoinsaturadas, Mortalidad, Nueces, Nueces, Obesidad, Patron dietético, Resistencia a la insulina, Salud y bienestar, Síndrome metabólico, Vegetales | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Tratamiento quirúrgico de la obesidad: ¿la solución cuando es problema es suficientemente grave?

Desde hace ya bastantes años tenemos datos que demuestran que la cirugía para el tratamiento de la obesidad (aquí puedes ver un resumen de Wikipedia), aun siendo un tratamiento invasivo, consigue mejores beneficios a corto, medio y largo plazo frente al tratamiento médico (dieta, ejercicio y los escasos medicamentos de los que disponemos). Sí que es cierto que suele reservarse para personas con un problema serio de obesidad (con un índice de masa corporal (IMC= peso (kg)/talla2 (m2) superior a 40 o a 35 si existen enfermedades muy relacionadas con la obesidad como la diabetes, la hipertensión, apnea del sueño…) y que se reserva especialmente para personas jóvenes (hasta los 50 o 60 años), lo que podría seleccionar a personas en las que el beneficio es mayor.

En los mejores estudios disponibles, los resultados tras 10 años de seguimiento muestran un ligero aumento del peso con el tratamiento médico (1.6%) frente a una pérdida del 23% del peso en los pacientes tratados con cirugía (casi uno de cada cuatro kilos¡¡) (puedes consultarlo aquí). Además, las personas que se operaron mejoraron más en cuanto a los valores de glucosa, lípidos, ácido úrico, presión arterial y forma física. Lo más importante, después de 10 años de seguimiento el riesgo de muerte se redujo casi un 25% entre los sujetos operados frente a los no operados.

Más recientemente también hemos conocido datos que demuestran en el seguimiento hasta 16 años de pacientes diabéticos con obesidad grave operados que, además de una alta tasa de curación de la diabetes (hasta un 70% a corto plazo aunque sólo un 30% a los 15 años de seguimiento), los resultados son mucho mejores cuando la intervención quirúrgica se produce de forma temprana desde el diagnóstico de la diabetes. Las personas con obesidad importante y menos de cuatro años de duración de la diabetes tuvieron mejores resultados que los que tenían una diabetes de más de 4 años. Los mejores resultados se obtuvieron en las personas con obesidad importante y diabetes de menos de un año de evolución.

En este estudio, como hecho clave, el tratamiento quirúrgico de la obesidad en personas con diabetes demostró una reducción significativa de la aparición de las complicaciones clásicas de la diabetes, tanto las que afectan a pequeños vasos (daño en la retina, riñón y sistema nervioso) como de los vasos de mayor tamaño (corazón, cerebro, arterias periféricas). Nuevamente este beneficio fue claramente superior en las personas con obesidad y diabetes de menor duración (puedes ver un resumen del trabajo aquí)

Todavía más recientemente, un nuevo estudio ha valorado los riesgos y beneficios de la cirugía de la obesidad en veteranos del ejército americano de más edad, con más varones incluidos y con más enfermedades asociadas (más malitos, vaya) comparándolas con personas similares en exceso de peso, edad, sexo, zona geográfica y enfermedades asociadas. A pesar de no ser el mejor tipo de estudio si que demostró una reducción del riesgo de muerte que se detectó a partir del primer año de seguimiento; en concreto la reducción del riesgo de muerte se mantuvo por encima del 45% a los 5 y hasta los 14 años. Además, ese beneficio no se vio afectado por la presencia de diabetes o de otras enfermedades a pesar de que se trata de un grupo de personas de más edad y con mayor porcentaje de varones que en el resto de estudios disponibles (puedes ver aquí un resumen).

Parece claro que la cirugía no es la solución al problema de la obesidad. La prevención con medidas educativas, regulatorias y probablemente incluyendo impuestos especiales para los alimentos menos saludables, es la mejor si no la única solución. También parece claro que una vez que la obesidad se ha desarrollado y ha alcanzado una importante magnitud (lo que se define como obesidad mórbida), el tratamiento médico no es capaz de aportar los beneficios de la cirugía. En cualquier caso, hay que recordar que se trata de un tipo de intervenciones invasivas (aunque hoy en día se suelen realizar por laparoscopia con bajo riesgo de complicaciones y mortalidad).

Publicado en Balance calórico, Bandaje gástrcio, By-pass gástrcio, Cirugía de la obesidad, Cirugía de obesidad, Cirugía metabólica, Composición corporal, Diabetes, Enfermedades asociadas a la obesidad, Hígado graso, Mortalidad, Obesidad, Pérdida de peso, Pérdida gradual de peso, Pérdida rápida de peso | Etiquetado , , | Deja un comentario

Consumo de leche y lácteos, ¿bueno o malo?

200px-Milk_glassEn los últimos tiempos la polémica sobre los potenciales beneficios o daños del consumo de leche en la edad adulta ha ido en aumento sin que a día de hoy tengamos un respuesta cierta.

Los productos lácteos son una fuente de primer orden de calcio y también contiene una cierta cantidad de vitamina D que favorece su absorción por lo que diversas asociaciones científicas recomiendan su consumo para mantener la salud ósea y reducir la aparición de fracturas (ver por ejemplo aquí lo que dice la International Osteoporosis Foundation). La leche, además, contiene una gran cantidad de nutrientes que pueden tener beneficios adicionales como por ejemplo, el ácido graso trans-palmitoleato (mira aquí).

Alimentando esta polémica que coincide con una reducción del consumo de lácteos del 15% en nuestro país (mira aquí), una reciente publicación de un grupo sueco en la prestigiosa revista British Medical Journal (aquí la tienes completa en inglés), sugiere que los efectos de su elevado consumo podría aumentar para la aparición de fracturas y aumentar el riesgo de muerte.

Parece que el aspecto clave es el contenido de d-galactosa, que puede aumentar el estrés oxidativo –originando un desequilibrio que causa efectos tóxicos celulares- y causar un estado inflamatorio crónico que puede causar enfermedades crónicas.

Los autores estudian más de 100.00 personas de ambos sexos que completaron cuestionarios de frecuencia de consumo de alimentos y que fueron seguidos durante 20 años. Resultó que las mujeres con un consumo de más de 2 vasos de leche al día -comparadas con las que bebían menos de uno al día- tenían un mayor riesgo de muerte (un 90% más), de muerte causada por enfermedades cardiovasculares (también un 90%), por cáncer (un 40% de aumento), de fractura (un aumento del 20%), y de fractura de cadera (un aumento del 60%). Además encontraron una relación entre la cantidad de leche ingerida y esos efectos indeseados.

Captura de pantalla 2014-11-23 a las 14.36.29

En el caso de varones (seguidos 11 años); entre los hombres que consumen más de 2 vasos al día de leche, también aumentó la mortalidad total (un 10%) y la cardiovascular (un 20%). En varones también se demostró que el consumo de lácteos se asocia a altas concentraciones en sangre y orina de marcadores de inflamación y estrés oxidativo como potencial explicación de ese aumento de riesgo de muerte.

Lo curioso es que el consumo de otros productos lácteos como el queso o fermentados como el yogur, no parece producir esos riesgos., lo que puede deberse a que en estos derivados el contenido en d-galactosa es muy bajo, aunque los mismos autores señalan que las propias características del estudio (no controlado para evitar la posible influencia del azar) hacen que sus conclusiones deban interpretarse con cautela.

Entre tanto, huyendo de pánicos innecesarios, la realidad es que muy pocas adultos pasan de esos dos vasos de leche al día y que, como alternativa, nos sigue quedando el yogur y otros lácteos que podrían tener claramente más beneficios que riesgos.

Publicado en Alimentación saludable, Balance calórico, Carbohidratos, D-galactosa, Dietas Tradicionales, Dietética, Enfermedad Cardiovascular, Grasas, Lácteos, Leche, Mortalidad, Salud y bienestar, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 32.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 12 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Reposición navideña

Como cada final de año repetimos este post cargado de buenas intenciones y mejores deseos para sobrevivir a las fiestas, pincha aquí.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¡¡La dieta mediterránea además te hace envejecer menos y mejor¡¡

250px-Gazpacho_ingredientsYa hemos visto muchas de las ventajas de la dieta mediterránea (mira aquí por ejemplo). Hoy comentamos un nuevo beneficio recientemente publicado de nuestra dieta tradicional.

Las mujeres que tienen una dieta más mediterránea (ya sabes que se hacen puntuaciones 200px-Telomere-2de cómo de mediterránea es una dieta) tienen telómeros más largos lo que parece implicar un envejecimiento más saludable y menor riesgo de enfermar como ya hemos comentado en otro post (mira aquí) y como puedes ver en el artículo original (completo aquí)

Nuevamente siguiendo 4700 participantes del estudio de salud de enfermeras que rellenaron cuestionarios de frecuencia de consumo de alimentos y a las que se les midió la longitud de los telómeros, los investigadores encontraron una relación entre el grado de adherencia a una dieta mediterránea (más vegetales, frutas, nueces y frutos secos, aceite de oliva, cereales integrales, legumbres, pescado y grasas monoinsaturadas junto a una moderada ingestion de alcohol) y la mayor longitud de los telómeros lo que podría implicar en promedio aumentar la vida en 4,5 años.

Captura de pantalla 2014-12-07 a las 19.49.44

Ese beneficio es comparable al de los no fumadores frente a los fumadores o el de las personas con bastante actividad física frente a los sedentarios. Así que ya sabes, una razón más para intentar seguir nuestra dieta tradicional que tantos beneficios nos ofrece.

 

Publicado en Aceite de Oliva, Alcohol, Alimentación saludable, Almendras, azúcares complejos, Cereales, Costes sanitarios, Dieta Mediterranea, Dietas Tradicionales, Envejecimiento, Esperanza de vida, Frutos secos, Grasas, Grasas Monoinsaturadas, Nueces, Salud y bienestar | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Novedades en la Nutri-revista y en Este Mes Probamos

Como post de esta semana, te recomendamos que visites el ejemplar de este mes de la Nutri-revista (este mes dedicada  a la sardina) y del espacio Este mes hemos probado (sobre el azúcar de coco) ambos por Elena Pérez Montero, nutricionista del Hospital Universitario Quirón Madrid. Puedes ver esos y otros ejemplares previos en las pestañas de arriba “Nutri-Revista” y “Este mes probamos”

Publicado en Este mes probamos, Nutri-revista | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Una dieta sana te ayudará a envejecer mejor

Surfs Up

Surfs Up (Photo credit: JoePhilipson)

Cumplir años y envejecer en el mejor estado posible es algo que debiera preocuparnos a todos. En el artículo que comentamos hoy,  seguir una dieta saludable en edades medias de la vida mejora la salud al llegar a una edad avanzada.

En efecto, en el estudio realizado por investigadores europeos y norte-americanos, se analizan los resultados de una serie de casi 11.000 mujeres muy bien evaluada -el estudio de salud de enfermeras- (aquí puedes ver el resumen en inglés del artículo). Aquéllas mujeres que siguen una dieta más sana a los cincuenta y muchos (rica en frutas, verduras, granos enteros, aceite de oliva y baja en carnes procesadas, si además es rica en pescado se considera mediterránea) reduce el númeo de enfermedades físicas y mentales y aumenta las posibilidades de superar los 70 años.

A los 70 años, las que siguieron la dieta más sana tuvieron un 34% más de probabilidades de tener una vejez saludable libre de enfermedades (llegar a los 70 sin las 11 enfermedades crónicas más frecuentes ni alteraciones mentales -pajareo, vamos-). Si además la dieta es más mediterránea, las probabilidades suben hasta el 46%.

Así que, aunque se comprende que nos preocupa más lo que ocurre a corto plazo, parece razonable invertir en salud; cambia ya tus hábitos de vida y tu dieta y tendrás buena calidad de vida cuando seas mayor –viejo, que es una bonita palabra, sobre todo si estás sano-.

Publicado en Alimentación saludable, azúcares complejos, Balance calórico, Carbohidratos, Comida Rápida, Dieta de cafetería, Dieta Mediterranea, Dietas Tradicionales, Enfermedades asociadas a la obesidad, Envejecimiento | Etiquetado , , , , | Deja un comentario