Bisfenol A y obesidad, ¡cielos¡ ya sabía yo que…

El Bisfenol A (BPA) es un producto químico artificial que se encuentra en los alimentos enlatados, en líquidos embotellados en policarbonado y en otros productos como botellas. En personas adultas, el BPA (realmente su exposición medida por la cantidad de PBA en la orina) se ha asociado con un mayor riesgo de obesidad y de…

Beneficios de la ingestión moderada de alcohol, no todo va a ser malo….

Los beneficios sobre el riesgo de desarrollar diabetes mellitus y enfermedad cardiovascular que aporta la ingestión regular y moderada de alcohol (1 o 2 medidas/día para mujeres y varones, respectivamente) son bien conocidos desde hace años. Hay siempre que tener en cuenta que las calorías que aporta el alcohol (nada despreciables, 7 kcals/g de alcohol)…

Ejercicio; lo que deberías saber…

En los últimos 50 años se han acumulado las pruebas sobre los efectos beneficiosos del ejercicio (Blair y Morris, 2009), reduciendo el riesgo de diversas enfermedades, aumentando la longevidad y mejorando la independencia  y la calidad de vida. Tanto es así que se ha sugerido que si se pudiera administrar en pastillas, alteraría definitiva y…

Cereales y niñ@s; ¡¡¡cuidadín, cuidadín¡¡¡¡

Los cereales menos sanos son los más anunciados en horario infantil en tele e Internet. Al menos esto es lo que se ha probado en USA por los investigadores del Rudd Center for Food Policy de la Universidad de Yale. No hay datos similares en el Reino Unido donde la publicidad accesible a lo niños…

Refrescos con azúcares, ¡¡nada de “soft” drinks”¡¡

Los refrescos azucarados, llamados normalmente sotf drinks -bebidas blandas frente a las bebidas alcohólicas-, no son desde luego ni suaves ni saludables. Desde hace ya tiempo sabíamos que el consumo de uno o más refrescos al día produce un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico en un 48% en un seguimiento a 4 años de adultos…

Va a ser que juegan poco al aire libre¡¡¡¡

Un reciente estudio en niños colombianos (Gilbert-Dismond y cols, 2010) ha encontrado que los niños con menores concentraciones en sangre de vitamina D crecen menos (-0.6 centímetros al año) y engordan más (0.1 k/m2 al año) en un seguimiento medio de casi tres años. La vitamina D NO es una vitamina, el culpable del error…