Probióticos y prebióticos, ¿son efectivos?

por Dra Iris de Luna

El intestino contiene microorganismos vivos que forman un ecosistema complejo llamado microbiota (anteriormente llamada flora intestinal). Ésta es imprescindible para la adecuada absorción de nutrientes y el mantenimiento de la salud en general. El cambio dietético y en el estilo de vida de los países industrializados condiciona problemas gastrointestinales e inmunológicos relacionados con cambios en la microbiota.

Aunque se conoce desde la Antigüedad el uso de los lácteos fermentados para el correcto funcionamiento digestivo, hasta principios del siglo XX no se han desarrollado estudios sobre qué componentes de la flora intestinal son saludables y cuál es la estrategia más conveniente para potenciarlos.

La Organización Mundial de la Salud define como probióticos a los microorganismos vivos que al administrarse en cantidad suficiente han demostrado ejercer un efecto beneficioso sobre la salud. Por otro lado, cuando hablamos de prebióticos nos referimos a ingredientes fermentados que provocan cambios específicos en la microbiota. Así, los probióticos son los microorganismos propiamente dichos (como los lácteos con determinadas especies de Lactobacillus) mientras que los prebióticos son elementos que favorecen a ciertos microorganismos en concreto (como la fibra soluble inulina que favorece el crecimiento de bifidobacterias). El término simbióticos hace referencia a productos que contienen  ambos elementos.

Como se ha explicado en anteriores entradas del blog, tanto los pacientes obesos como los diabéticos presentan alteraciones en la microbiota. No se ha podido por el momento identificar un tratamiento efectivo para dichas alteraciones pero sigue siendo una diana para futuros estudios.

En el siguiente enlace encontraréis una completa revisión de los probióticos y prebióticos más utilizados en nutrición clínica y sus principales indicaciones realizada por los doctores G. Olveira  e I. González-Molero:

http://scielo.isciii.es/pdf/nh/v22s2/fisiologia4.pdf

Y su revisión actualizada por los mismos autores en 2016:

http://www.elsevier.es/es-revista-endocrinologia-nutricion-12-articulo-actualizacion-probioticos-prebioticos-simbioticos-nutricion-S1575092216301139

 

Como conclusión, el uso de probióticos y prebióticos es una terapia prometedora y efectiva en patologías como diarrea por antibióticos y colitis ulcerosa pero son necesarios más estudios para confirmar sus propiedades beneficiosas en enfermedades prevalentes como la obesidad y la diabetes mellitus.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s