Definitivamente parece que pasar frío adelgaza….

220px-AchenseeWinter07

La temperatura controlada en nuestra casas, oficinas, hospitales y centros comerciales puede contribuir al exceso de peso que acumula la humanidad. Efectivamente, investigadores holandeses afirman que la sensación de confort por una temperatura exterior “controlada” puede hacer “señales” a nuestro organismo de que no necesita quemar tantas calorías para mantenernos con nuestra temperatura corporal controlada. Como otras veces puedes ver el artículo (esta vez completo, clickando aquí), aunque hay que advertir que otros grupos han mostrado que los que tienen temperatures más elevadas en sus hogares tienden a ser más delgados por tener menos apetito y menos consumo de alimentos.

El confort térmico máximo (ya sabes como en Canarias todo el año) en nuestro entorno físico no solo es mas costoso para construir edificios mejor aislados sino que podría contribuir a que nos engordemos. Una ligera explosión al frío aumenta el consumo de energía por el organismo sin poner en riesgo nuestra vida o confort con lo que un menor aislamiento y algo más de fresquito durante los meses de invierno puede que nos hicieran ahorrar dinero y salud.

El mejor conocimiento de las vías que regulan esa producción y conservación de energía (por ejemplo con el famoso tejido adiposo pardo o marrón) probablemente nos dará nuevas opciones de tratamiento (mira aquí o aquí algunos  post previos) pero la simple exposición a una temperatura algo menor durante los meses de invierno nos podría ayudar, especialmente haciendo ejercicio que aumentaría el flujo al cerebro y al corazón mientras que reduce el flujo superficial en los miembros.

Captura de pantalla 2014-01-26 a la(s) 13.08.43

 

Aunque sigue quedando muchos temas por conocer, como el impacto de la baja temperatura en el sistema inmune y las diferencias si esta exposición crónica o aguda, probablemente no ser tan excesivos con la calefacción en invierno y con la refrigeración en verano, además de ahorrar energía y daños al planeta, pueda hacernos tener un peso más sano.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aclimatación, Actividad cerebral, Adelgazar, Apetito, Balance calórico, Composición corporal, Control central (encefálico) del apetito, Ejericicio fisico, Enfermedad Cardiovascular, Esperanza de vida, Obesidad, Obesidad en la adolescencia, Obesidad Infantil, Ritmo Circadiano, Salud y bienestar, Temperatura ambiente y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s