Vaya lío, ahora resulta que los edulcorantes podrían producir pre-diabetes¡

flora-intestinalYa hemos hablado antes de edulcorantes y de como podrían ayudar a ingerir menos calorías, de hecho la Asociación Americana de Diabetes los recomienda en dosis razonables (aquí tienes el documento en ingles). De momento es sólo un estudio, pero parece que en ratones y humanos sanos los edulcorantes artificiales alteran la microbiota -los microbios que viven en nuestro intestino, aquí verás cosas sobre ello- y podrían alterar la absorción de glucosa y causar pre-diabetes.

El artículo, (en Nature, una de las mejores revistas del mundo y con gran repercusión, aquí tienes el resumen) muestra que la sacarina, sucralato y aspartamo (los endulzantes sin calorías más empleados) podrían tener algún riesgo.

Curiosamente, la epidemia de obesidad ha coincidido con su introducción en el mercado cuando su objetivo era para reducir las calorías que comes y así ayudar a bajar peso y reducir las enfermedades que se asocian a la obesidad como la diabetes. Podríamos pensar que al haber más obesos se consumen más, pero este estudio israelí pone patas arriba esta suposición al sugerir que ha sido su introducción y consumo el que nos ha empujado hacia la epidemia de obesidad que sufrimos.

Captura de pantalla 2014-10-24 a las 10.59.38Los ratones alimentados con estos edulcorantes desarrollan intolerancia a la glucosa (un estado de riesgo aumentado de diabetes) frente a los que toman glucosa o fructosa. Esos edulcorantes alteran la composición de la microbiota y favorecen que dominen vías que potencian la absorción de glucosa y ácidos grasos de cadena corta (ambos muy calóricos).  Al dar antibióticos que matan la flora intestinal desaparece este efecto y cuanto se transplantan las heces (vaya guarrería) de animales alimentados con edulcorantes a animales libres de gérmenes intestinales se induce la misma alteración, lo que apunta al cambio de esos microorganismos por los edulcorantes como los responsables del problema.Captura de pantalla 2014-10-24 a las 11.00.24

También en 7 humanos sanos que no solían tomar esos edulcorantes, su consumo durante una semana hizo aparecer intolerancia a la glucosa en 4 de ellos. Cuando sus caquitas (estamos hoy escatológicos) se transplantan a ratones (pobrecitos), éstos también desarrollan la enfermedad (aunque no si se transplantan las de humanos sin intolerancia).

Captura de pantalla 2014-10-24 a las 11.00.06

En resumen, en humanos susceptibles y en ratones, el consumo de edulcorantes puede alterar los microorganismos que viven en el intestino y favorecer un estado de riesgo aumentado de diabetes. En fin, hasta que tengamos más estudios, sí que parece sensato limitar el consumo de estos endulzantes, va a ser cuestión de empezar a tomar el café “a pelo”.

Esta entrada fue publicada en Alimentación saludable, Azúcares simples, Ácidos grasos libre, Bacterias gastro-intestinales, Café, Carbohidratos, Diabetes, Dietas Tradicionales, Edulcorantes artificiales, Enfermedades asociadas a la obesidad, Flora intentinal, Fructosa, Fructosa, Glucosa, Grasas, Microbiota, Resistencia a la insulina, Síndrome metabólico, Sensibilidad a la insulina, Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s