Obesidad e hiperalimentación: ¿es lo que parece?

Clásicamente se ha considerado que la obesidad es poco más que la consecuencia de la glotonería empeorada por el cada vez mayor sedentarismo. Afortunadamente la enorme cantidad de recursos invertidos en el estudio de este problema de salud pública nos ha permitido ir conociendo mejor las diferentes piezas que forman el puzle de las causas de la obesidad: genéticas, hormonales, psicológicas, ambientales… aunque, en general persiste la visión de que la obesidad es sólo la suma de la hiper-alimentación con el sedentarismo.

Captura de pantalla 2014-06-08 a la(s) 13.17.59

 

En el artículo que aparecerá en la revista http://massbienestar.com/ de el mes de octubre, comentaremos un reciente artículo (JAMA 2014) que ha puesto del revés nuestra visión de las causas de la obesidad en el que los autores sugieren que la composición de la dieta más que incluso su contenido calórico, pueden ser los responsables del aumento de apetito y de la hiper-alimentación que conduce a la aparición de la obesidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adicción a la comida, Alimentación saludable, Apetito, Balance calórico, Control central (encefálico) del apetito. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Obesidad e hiperalimentación: ¿es lo que parece?

  1. Alberto dijo:

    Doctor, buenas tardes.
    Se acaba de publicar un estudio que relaciona el consumo de edulcorantes artificiales con el desarrollo de resistencia a la insulina al afectar a la composición de la flora bacteriana intestinal.
    Al haberse realizado con ratones, no es necesariamente extrapolable a los humanos.
    Como clínico e investigador, a falta de que otros estudios confirmen o no estos resultados, ¿tiene usted una opinión al respecto?
    Un cordial saludo.

    • estebanjodar dijo:

      Tu lo has dicho, el tema de la microbiota está en pleno auge pero estudios animales no deberían cambiar la práctica clínica, hasta el momento las sociedades científicas como la ADA consideran seguros los edulcorantes a las dosis recomendadas

      • Alberto dijo:

        Si miramos al pasado, comprobamos cuántas de las que en su día fueron recomendaciones de las diferentes sociedades científicas han debido ser corregidas.
        Soy consciente que un único estudio no es motivo para ello. Por ese motivo le preguntaba por la opinión que le merece que se cuestione el papel de algunos edulcorantes en la modificación de la microbiótica.
        Estoy pensando,por ejemplo, en la cantidad de edulcorante que se ingiere junto a alimentos que se consideran beneficiosos para la flora intestinal, como es el caso de los yogures edulcorados.
        Dicho de otra forma, los edulcorantes no siempre se sirven en pastillitas.
        Muchas gracias por su atención e interés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s