¿Puede el páncreas reconocer la fructosa? Otra potencial relación con la diabetes y la obesidad.

English: The disaccharidase sucrase hydrolyzes...

English: The disaccharidase sucrase hydrolyzes sucrose into the monosaccharides glucose and fructose Turkish: Sükraz enzimi tarafından, yapı taşları olan fruktoz ve glukoza parçalanan sükroz. (Photo credit: Wikipedia)

Investigaciones recientes muestran que el páncreas tiene receptores gustativos para el dulce -como la lengua- capaces de sensar la fructosa.

Como ya has leído seguramente, la fructosa es un ingrediente común en una gran variedad de comidas y bebidas sobre cuyo excesivo consumo vienen avisando los expertos en nutrición por sus riesgos metabólicos o incluso adictivos. El jarabe de maíz es muy rico en fructosa y se emplea para edulcorar refrescos, zumos y otras bebidas y comidas por su bajo precio (pincha aquí para ver un post previo sobre ese tema).

Estudios de laboratorio en células pancreáticas humanas y de ratón han demostrado que cuando el páncreas “prueba” la fructosa de las comidas responde produciendo más insulina (como siempre, pincha aquí para ver el resumen en inglés). Ya sabes que la insulina es una hormona que permite la entrada en las células de la glucosa de la sangre. Sin embargo, se ha ligado la aparición de obesidad y diabetes a un exceso de producción de insulina.

Por lo tanto, parece que nuevamente la naturaleza nos muestra que cuando tiene un mecanismo útil lo emplea sistemáticamente para controlar como manejamos los azúcares. Este estudio demuestra que, en presencia de glucosa, la fructosa potencia y dispara la producción de insulina. También demuestra que cuando se inactiva ese receptor en las células beta del páncreas, la fructosa no causa ninguna respuesta.

Esto es la base para confirmar en humanos -están en ello- que cuando se toma glucosa y fructosa juntas se produce un pico mayor de liberación de insulina que a su vez produce un paso más rápido de los azúcares al interior de las células. Esto tiene dos consecuencias, la primera es un mayor riesgo de agotar el páncreas por exceso de trabajo y aumentar el riesgo de diabetes. La segunda es que la velocidad de bajada de las cifras de glucemia en sangre puede tener alguna relación con el desarrollo de obesidad o con la capacidad adictiva de los azúcares (mira los posts relacionados pinchando aquí o aquí o aquí)

Aunque son datos muy preliminares, de momento parece sensato limitar la toma de fructosa abundante en refrescos y zumos envasados, no abuses de ellos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adicción a la comida, azúcares complejos, Azúcares simples, Carbohidratos, Disacáridos, Fructosa, Fructosa, Glucosa, Insulina, Sucrosa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s