Adictos al azúcar: todos estamos en riesgo.

Sugar

Image by Uwe Hermann via Flickr

Con frecuencia oímos decir a alguien, o decimos de nosotros mismos, estoy “enganchado” al azúcar o “necesito tomar azúcar  porque me dan bajadas”. Debemos, probablemente, analizar algo más despacio esta cuestión porque puede que todos estemos en riesgo de hacernos adictos a algunas comidas o bebidas.

Desde principio de siglo, psicólogos de la Universidad de Princeton, estudian en sus laboratorios y con ratas estos temas de adicción. Nicole Avena y otros investigadores han venido estudiando en el laboratorio como se desarrolla la adicción de ratas a una bebida compuesta de agua y azúcar diluída al 10% (10 gramos en cada 100 mililitros, parecido a lo que contienen los refrescos) (pincha aquí para leer el resumen en inglés del trabajo o aquí para ver una lista de sus publicaciones).

La bebida ocasional del liquido azucarado no causa problemas al animal pero cuando se permite a las ratas beber cada día el refresco -perdón, el líquido azucarado-, el animal desarrolla un comportamiento adictivo bebiendo cada vez más y más liquido azucarado y dejando de comer su dieta habitual. Los animales también desarrollan síntomas de abstinencia como ansiedad, temblores y sacudidas cuando el efecto del azúcar se bloquea por una droga -naloxona- o se le impide seguir bebiendo. Además, en el cerebro de las ratas se vieron cambios en las concentraciones de dopamina -un neurotransmisor– similares a los que se observan por la toma de drogas adictivas.

Además, las ratas no se hacían obesas si se les ofrecía solo agua azucarada, en cambio, si se convirtieron en obesas cuando se les dio a beber agua endulzada con sirope de maíz rico en fructosa -el que se emplea en la mayoría de refrescos-. Estas evidencias se suman a otra muchas que ya hemos comentado en post anteriores (mira aquí o aquí)

Gearhardt es otro de los investigadores que trabajan en la adicción a la comida (mira aquí para ver algunas de sus publicaciones). Ha desarrollado un test para valorarla y ha mostrado como las personas con mayor puntuación en el test, tienen una mayor actividad cerebral (valorada mediante resonancia nuclear magnética) en los núcleos cerebrales de recompensa -los que dan gustito– cuando se muestran imágenes de batidos de chocolate. Ese patrón de actividad cerebral es en todo similar a la que aparece con la adicción a drogas de abuso como el alcohol o la cocaína (mira aquí para ver el resumen en inglés del trabajo).

Seguro que es cuestión de tiempo que tengamos pruebas más definitivas; entre tanto lo más prudente parece evitar la ingestión de refrescos -especialmente los endulzados con sirope de maíz- y, en general, de dieta de cafetería salvo en ocasiones muy aisladas. 

Esta entrada fue publicada en Adicción a la comida, Adicción a los azúcares simples, Azúcares simples, Carbohidratos, Dieta de cafetería, Dietética, Fructosa, Obesidad, Refrescos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Adictos al azúcar: todos estamos en riesgo.

  1. Pingback: Lo mejor del último año: Azúcar: todos estamos en riesgo | ¡¡Doctor, No como para lo que peso¡¡: La Obesidad a raya

  2. Pingback: Piden a la FDA que regule el consumo saludable de azúcares | ¡¡Doctor, No como para lo que peso¡¡: La Obesidad a raya

  3. Pingback: ¿Puede el páncreas reconocer la fructosa? Otra potencial relación con la diabetes y la obesidad. | ¡¡Doctor, No como para lo que peso¡¡: La Obesidad a raya

  4. Ovo dijo:

    Y se supone que yo voy a reaccionar como las ratas?, jajaja… vamos , existen formas de manipulación un poco más elegantes…

    • estebanjodar dijo:

      Hola:
      Un par de comentarios; el primero se refiere a nuestro parecido con las ratas, compartimos con ellas más de 80% de nuestro ADN y, como seguro habrás oído en la TV, hoy ya las utilizamos para insertarle los tumores de un paciente humano y selecionarle el tratamiento más adecuado en función de su respuesta, así que sí, en general usamos en el desarrollo de los fármacos y en el estudio de las enfermedades a las ratas por diversos motivos pero, sobre todo, porque los hallazgos son muy informativos de lo que puede pasar en los humanos.
      El segundo va en relación con la existencia de varios artículos que han encontrado esa respuesta “adictiva” en humanos y que puedes consultar en otros posts.
      Por último, la verdad, mi intención más que manipular, es informar a unos ciudadanos que toman zumos X o refrescos Y y pan de molde Z, o bollos A o patatas de bolsa B -y que incluso se las dan a sus seres queridos- pensando que toman algo inocuo o, lo que es peor, incluso pensando que es sano. Eso me parece más cercano a la manipulación que el intentar contaros de forma medio comprensible artículos científicos aparecidos en las más serias revistas especializadas del mundo.
      En cualquier caso, por supuesto, respeto tu comentario aunque me suena a las campañas de las tabaqueras hace un par de lustros diciendo que no había pruebas de que el tabaco fuera malo.
      Saludos

  5. rafa dijo:

    Buenas, ¿Eso incluye la casera blanca y la coca light? Gracias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s