Obesidad ¿Una enfermedad infecciosa?

dick mouse

Image via Wikipedia

Ya habíamos oído que la obesidad se “contagia” a través de redes sociales de amigos o familiares (pincha aquí para ver un post sobre eso) aunque suponíamos que más que nada por “copiar” los hábitos de los que nos rodean. Un reciente estudio en animales de experimentación sugiere que podría haber un componente infeccioso; ¡algo que te pueden contagiar¡.

En el estudio, Flavell y cols de la Universidad de Yale (pincha aquí o aquí para ver algunos resúmenes en inglés de sus trabajos) diseñan un ratón con un déficit inmune concreto que les hace desarrollar hígado graso -como lo que le pasa a las ocas al hiper-alimentarlas y que transforma el hígado en foie- y engordar al darles una dieta de tipo “occidental” -ya te imaginas, comida de cafetería, comida basura, dulces…-. Lo alucinante resultó ser que al juntar en el mismo espacio a estas ratones con otros sanos, los sanos empezaron a desarrollar hígado graso y se hicieron más gordos.

Comparison of energy balance of JIPWT and JIPTA mice using metabolic cages. (A to G) Groups of 6 mice were examined during a 3-day period to measure the mean food and water consumption, gas exchange (VO2 and VCO2), respiratory exchange quotient [VCO2]/[VO2], energy expenditure, and physical activity. Statistically significant differences between JIPWT and JIPTA mice are indicated (*, P < 0.05; **, P < 0.01).

Parece que los responsables son ciertos microbios del tubo digestivo de los ratones (mira aquí otro post sobre el tema). Al tener deficiencia inmune, los “diseñados” sufren un excesivo predominio de ciertos microbios “malos” que generalmente viven en nuestro intestino de forma simbiótica con nosotros. Esos microbios “malos” podrían incrementarse hasta 1000 veces en los ratones manipulados y así “infectar” a los sanos.

¿Puede pasar esto en humanos? El investigador mantiene que podría ser posible, aunque los ratones son especialmente sensibles por tener tendencia a “comerle la popa” otros ratones, una manera muy eficiente de transmitir infecciones. Cuando menos, para el Prof. Flavell, estos estudios deben llevar a estudiar este fenómeno en humanos ya que el hígado graso es muy frecuente en humanos con obesidad (hasta en el 75%) como lo es la obesidad. Además, hasta un 20% de los casos de hígado graso progresa a enfermedades más severas.

Se reconoce por tanto un cierto papel de la “microbiota” intestinal en el desarrollo de obesidad y abre un gran campo de estudios del papel de antibióticos o de alimentos probióticos en la aparición de la obesidad o en su tratamiento.

En fin, sin entrar en lo potencialmente peligroso de ciertas prácticas sexuales, este estudio demuestra que la obesidad tiene muchísimas potenciales causas y factores de riesgo. Mientras damos con la tecla la solución sigue siendo la de siempre, haz ejercicio a diario, evita las comidas grasas, con aceites industriales y azúcares simples, come más verduras, ensaladas, pescado y legumbres, seguro que además de bajar algo de peso, estarás más sano.

Esta entrada fue publicada en Bacterias gastro-intestinales, Comida Rápida, Dieta de cafetería, Hígado graso, Microbiota, Obesidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Obesidad ¿Una enfermedad infecciosa?

  1. Pingback: Más de los microbios intestinales¡¡¡, identificados los que se asocian a diabetes | ¡¡Doctor, No como para lo que peso¡¡: La Obesidad a raya

  2. Pingback: ¡Otro microbio en nuestro intestino que reduce el riesgo de diabetes¡ | ¡¡Doctor, No como para lo que peso¡¡: La Obesidad a raya

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s