¡Demonios¡: ¿Y esto de la microbiota intestinal?

Lactobacillus acidophilus

Image by AJC1 via Flickr

La flora intestinal se está convirtiendo en un campo de enorme interés en el estudio de la obesidad. Recientemente ha sido valorado su papel en revisiones en revistas médicas (pasa usuarios avanzados -eso sí en inglés- véase (Ding & Lund 2011; Delzenne & Cani 2010, Conterno y cols, 2011).

Investigadores suecos (Jakesevic y cols, 2011, pincha aqui para resumen en Ingles) han demostrado que la ingestión diaria de bacterias ácidas (Lactobacillus plantarum HEAL19) podría ayudar a prevenir la obesidad y reducir la inflamación crónica de bajo grado.

Estudian animales (ratas) a las que dan esta bacteria por via oral durante toda su vida, ganan menos peso de forma significativa que otras ratas a las que no se les da a pesar de que ambos grupos fueron hiper-alimentados (dieta hipercalórica). Los autores, explican en el British Medical Journal que los lactobacilos podrían enriquecer y mejorar la composición de la flora intestinal.

Se interpreta que la flora intestinal saludable contiene una gran proporción de “bacterias buenas” “como las ácidas lácticas (que se encuentran en el yogur, queso, cerveza, vino, sidra, chocolate y otras comidas fermentadas) que deben contener el avance de las bacterias causantes de inflamación.

De hecho, se interpreta que existe una microbiota (“palabro” que se aplica a flora intestinal aunque en  sentido estricto corresponde a una variedad de conífera intestinal) típica de obesos con actividad metabólica y capacidad de regular el metabolismo glucídico y lipídico además de la saciedad, la producción endógena de calor y la inflamación sistémica. Este efecto lo ejercerían  mediante la producción y liberación de productos metabólicos como ácidos grasos de cadena corta u otros metabolitos lipídicos que actuarían en las células del huesped.
Parece además, que la dieta baja en fibras, alta en grasas típica de occidente tiene un impacto enorme en el tipo de microflora intestinal. Aunque se discute si estos cambios son causa o consecuencia del exceso de peso y de una alimentación hipercalórica.

Como siempre, un campo interesante pero aun muy en mantillas, mientras averiguamos qué bacteria es la buena y si conseguimos que ayude a adelgazar al obeso, tomar alimentos menos manipulados y procesados y hacer más ejercicio siguen siendo la mejor opción.

Esta entrada fue publicada en Enfermedades asociadas a la obesidad, Flora intentinal, Nutrición, Obesidad, Patron dietético y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ¡Demonios¡: ¿Y esto de la microbiota intestinal?

  1. Pingback: Más de los microbios intestinales¡¡¡, identificados los que se asocian a diabetes | ¡¡Doctor, No como para lo que peso¡¡: La Obesidad a raya

  2. Pingback: ¡Otro microbio en nuestro intestino que reduce el riesgo de diabetes¡ | ¡¡Doctor, No como para lo que peso¡¡: La Obesidad a raya

  3. Pingback: Más de la relación entre la flora intestinal, el peso y las enfermedades metabólicas… | ¡¡Doctor, No como para lo que peso¡¡: La Obesidad a raya

  4. Pingback: ¿Son los microbios intestinales los que me engordan? | ¡¡Doctor, No como para lo que peso¡¡: La Obesidad a raya

  5. Pingback: ¿Son los microbios intestinales los que me engordan? | ¡¡Doctor, No como para lo que peso¡¡: La Obesidad a raya

  6. Pingback: Obesidad ¿Una enfermedad infecciosa? | ¡¡Doctor, No como para lo que peso¡¡: La Obesidad a raya

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s