¡¡¡Niñ@: Cómetelo todo¡¡¡

I Accuse My Parents

Image via Wikipedia

La obesidad infantil es un problema tremendo, especialmente en nuestro país. Con frecuencia nos preguntamos como influyen los hábitos alimentarios de los padres en las costumbres alimenticias de los hijos. Si los niños “copian hábitos” y si estos se pueden influenciar o cambiar por los padres.

La obesidad en general y la infantil en particular tiene un componente genético muy importante pero también existe una no menos importante influencia epigenética -la influencia del entorno en que un gen haga efecto o no- y del ambiente (ver el post la obesidad se contagia).

Se piensa que, además de poder “contagiar” malos hábitos a los hijos (comida basura, comer de pie, saltarse comidas, bollería industrial, fritos y pringues…), las prácticas de alimentación paternas deben influir promoviendo la toma de alimentos sanos y evitando los productos alimentarios poco saludables.

En un artículo del estudio de ejercicio físico y apetito infantil (Physical Exercise and Appetite in Children Study, PEACHES; 405 niños de entre 7 y 9 años) se analiza la influencia de las prácticas maternas en relación a la nutrición y las características del apetito y comportamiento alimentario de los niños. Lo que nos interesa fue:

  • La restricción materna ( ¡Niñ@, no comas eso¡) se asoció de forma significativa (p < 0,001) a la respuesta de los niños ante ese alimentos.
  • La presión ejercida por las madres para comer (¡Niñ@: cómetelo todo¡ o ¿tienes que comer esto o aquéllo¡) se asoció de forma significativa a la respuesta de saciedad de los niños (p < 0,001) (¡Mamá no me cabe más¡), a la lentitud (p = 0,03) (¡Todavía no has acabado con la verdura¡) y a los escrúpulos (p = 0,01) (¡Es que la lechuga no me gusta¡).
  • Cuando las madres no presionan tanto con la comida (supongo que con los padres será igual, o me gustaría que lo  fuera), los niños disfrutan más comiendo (p = 0,01).

Así que, como con tantas cosas en la vida, parece que los mejores resultados en este contexto se consiguen: Evitando la presencia de alimentos poco saludables, teniendo hábitos de alimentación saludables que los niñ@s copiarán, reduciendo la presión y dando los mensajes envueltos en aspectos positivos, en fin como siempre “The fun theory” (clicka aquí para ver el vídeo).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Genética, niños, Nutrición, Obesidad, Obesidad Infantil, Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¡¡¡Niñ@: Cómetelo todo¡¡¡

  1. Pingback: Si quieres que tu hijo coma verdura, ¡sonríe mientras la comes tu¡ | ¡¡Doctor, No como para lo que peso¡¡: La Obesidad a raya

  2. Pingback: ¡Ojo¡ La inteligencia a los 8 años se asocia a la forma de alimentarse en la primera infancia…. | ¡¡Doctor, No como para lo que peso¡¡: La Obesidad a raya

  3. Estrella Esteban dijo:

    Totalmente de acuerdo en lo de no obligar a comer a los niños. A mi hijo jamás le obligué a comerse todo y ahora es un niño con muy buen apetito y muy buen paladar (de los que ante un plato de alcachofas con jamón, prefiere las alcachofas antes que el jamón, no digo más). Le gustan mucho las verduras y el pescado y tiene un paladar fantastico.

  4. Pilar dijo:

    Creo que uno de los problemas que existen en las familias de “gordos” estriba en lo que se considera una ración “normal”. Si la madre cree que lo normal es primer y segundo plato llenos hasta arriba, siempre te dirá que el niño come poco o lo normal. Lo digo porque lo he vivido al comer en casa de unos tíos.
    Me gusta mucho el último párrafo. Muy bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s